Testimonio de Camilo Céspedes, Santafesino de 32 años, Actor.

Me sentí muy bien bastante rápido.

Camilo Céspedes en “Espíritu Traidor”, musical producido íntegramente por la Municipalidad y de reciente estreno y de gran impacto en la cartelera santafesina. Fotografía: Municipalidad De Santa Fe

Camilo Céspedes en “Espíritu Traidor”, musical producido íntegramente por la Municipalidad y de reciente estreno y de gran impacto en la cartelera santafesina.
Fotografía: Municipalidad De Santa Fe

De Camilo Céspedes, que hoy tiene 32 años, puede afirmarse que, en lo relativo al teatro santafesino, es una parte esencial: formó parte de muchos de esos “sueños” que se hacen realidad sobre las “tablas”. En poco más de un lustro intervino (en varias facetas, pero sobre todo como actor) en varias puestas que hicieron historia en la escena local. Y a pesar de que sus cualidades interpretativas lo llevaron a desandar un camino ancho y vasto, sus diversos roles tienen en común que siempre generan empatía con el público.
Forma parte del elenco de uno de los más recientes hitos de la escena local: el musical con impronta de rock titulado “Espíritu traidor”, que se estrenó a principios de julio con una respuesta inédita por parte de la gente, que colmó la sala en todas las funciones. Allí, Camilo interpreta a “Morsa”, uno de los viejos (y divertidísimos) amigos de Redo Arias, el protagonista, encarnado por “Tavo” Angelini.

El actor en “Ludus Eroticus”, que se estrenó hace un año y medio, tras su operación en la rodilla. Fotografía gentileza de la producción de Ludus Eroticus.

El actor en “Ludus Eroticus”, que se estrenó hace un año y medio, tras su operación en la rodilla.
Fotografía gentileza de la producción de Ludus Eroticus.

El desempeño actoral de Camilo viene desde hace mucho e incluye trabajos notables. Por ejemplo, el que realizó en “Ricardo, una farsa”, la Comedia de la UNL 2014, dirigida por Sergio Abbate y basada en el clásico de Shakespeare, “Ricardo III”. El que desarrolla en “Stefano”, donde interpreta a Radamés. O el divertido “presentador” de “Ludus Eroticus”. Su derrotero teatral también lo conforman “El enfermo imaginario”, clásico de Moliére y “Espina de diamante”, comedia del escritor santafesino Enrique Butti.
Hay también un aspecto de su trayectoria que pone de relieve su versatilidad, su cualidad de artista polifacético. Camilo integra el Elenco Municipal de Títeres de la ciudad, que ha puesto en escena obras disfrutadas por los chicos, como “Re-vuelo en el monte”, “Los de-monios” y “La vuelta de la manzana”, entre otras. También tuvo una destacada labor como asistente de dirección en “Gesta”, obra de Ignacio Apolo que fue en su momento dirigida e interpretada por María Agustina Eguiluz y Antonela Verónica González.

Ruptura de ligamento

Hace aproximadamente dos años, una lesión en la rodilla puso en problemas el avance de la carrera de este joven actor. Es que, durante un partido de fútbol (deporte que practica como diversión, no profesionalmente), sufrió una ruptura del ligamento cruzado anterior de su rodilla. “Fue jugando al fútbol con unos amigos, en un choque con uno de los chicos durante un partido” contó. Esto inmediatamente repercutió en su trabajo artístico. “Estaba en temporada con una obra que se llamaba ‘Llanto de perro’ y tuve que cortarla”, rememoró. La lesión era un impedimento para su normal desenvoltura sobre el escenario.
En ese momento la lesión le impuso limitaciones concretas. “Tenía que estar con mucho cuidado. Empecé a usar rodilleras, una con cierre al costado para evitar movimientos riesgosos”, explicó. En ese momento, convivía con el temor de que la dolencia pudiera agravarse. “Cuando tuve la rotura fui a un par de ensayos y simplemente una forma de caminar un poco extraña que hice me hizo perder la estabilidad y me caí”, ejemplificó.
En pos de lograr una pronta recuperación se dirigió a una clínica local para tratarse, pero sintió que los tiempos se dilataban demasiado. “Hice unas consultas pero se estiró mucho, me pareció que el proceso era muy largo”, manifestó. Así llegó hasta el consultorio del Dr. Ignacio Dallo, Cirujano Artroscopista Acreditado por la Asociación Argentina de Artroscopia y Miembro Certificado por la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología, con el fin de someterse a la operación que realiza este profesional. “No me acuerdo exactamente, pero alguien me dio el nombre del Dr. Ignacio Dallo, en el Sanatorio Garay y entonces hice la consulta. Me dieron buenas referencias”, indicó Céspedes.

Me gustó mucho como me fue explicando lo que íbamos a hacer. Me lo dibujó y me hizo entender en forma muy sencilla el procedimiento.

Recuperación óptima

La lesión la tuvo en el mes de agosto (dos años atrás) y la operación fue realizada en el mes de enero siguiente, un período en que la actividad teatral es escasa, lo cual fue en cierto sentido “estratégico” para el actor. Luego, la recuperación fue positiva.

La verdad es que fue muy rápido. Me operé, estuve un día en el sanatorio, internado y después tenía quince días de reposo. El único movimiento que tenía permitido era el de levantarme para ir al baño. Pero la verdad es que a los dos o tres días ya me movía. No sólo iba al baño sino también a la cocina, me hacía la comida. Me sentí muy bien bastante rápido. Obviamente con mucho cuidado, pero me iba trasladando casi enseguida.

Aproximadamente un mes y medio después estaba trabajando otra vez con normalidad en su quehacer teatral. “Mi actividad fuerte arranca de mediados de marzo en adelante”, recordó. Y no tuvo ningún problema posterior a la operación. “Estoy totalmente normal. Es más, había empezado las sesiones de kinesiología y una semana o quince días después ya podía doblar completamente la rodilla cuando, según me dijeron en la misma área, hay gente que está un mes y medio o dos meses sin poder hacerlo”, remarcó Camilo.
En estos días ejerce su oficio sin ningún problema. Y en “Espíritu traidor” realiza un papel que requiere un despliegue físico bastante amplio y que fue (junto con el del resto del elenco) elogiado por la crítica local.

Ahora estoy óptimo. Con cierto cuidado, hago incluso actividades deportivas con toda normalidad, como jugar a la pelota.

Te gustaría compartir este contenido?

Si te interesó este artículo, te recomendamos también leer:

Compartinos tus dudas o pensamientos. Dejá tu comentario:

Sobre Dr. Ignacio Dallo

Graduado de médico en la Universidad Nacional de Rosario, realizó su residencia en ortopedia y traumatologÍa, y se especializó con estudios de postgrado en Medicina y Ciencias del Deporte. El Dr. Ignacio Dallo realiza artroscopia de rodilla y hombro, ecografía músculo esquelética para diagnóstico y como guía para infiltraciones y se dedica a estudiar y a aplicar las terapias biológicas autologas (plasma rico en plaquetas y células madre de la médula ósea) para mejorar el potencial de cicatrización de los tejidos dañados (lesiones músculo tendinosas y del cartílago articular).