Lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) en jóvenes y niños

Las lesiones de ligamento cruzado anterior en rodilla pueden causar muchos problemas a los jóvenes que realizan prácticas deportivas.

Además de la indeseable posibilidad de tener que darse de baja durante una temporada, perjudicando sus becas educativas y rendimiento académico, este tipo de lesiones puede producir discapacidad a largo plazo por osteoartritis (una condición dolorosa de las articulaciones).

Actualmente más de 50.000 lesiones del LCA ocurren cada año a jóvenes mujeres atletas que se encuentran cursando la escuela secundaria, en competencias escolares e intercolegiales.

¿Qué lesiones de LCA sufren más frecuentemente los jóvenes?

La mayoría de las rupturas del ligamento cruzado anterior (LCA) no se producen por contacto entre jugadores. Las causas más comunes de lesiones del LCA están más bien relacionadas con cambios en las maniobras de dirección o de corte en combinación con una parada intempestiva, aterrizando torpemente de un salto, o de giro con la rodilla casi totalmente extendida cuando el pie entra en contacto con el suelo.

Prevención lesión de ligamento cruzado anterior en rodilla en jóvenes y niños

Además de la indeseable posibilidad de tener que darse de baja durante una temporada, perjudicando sus becas educativas y rendimiento académico, este tipo de lesiones puede producir discapacidad a largo plazo por osteoartritis (una condición dolorosa de las articulaciones).

¿Quién está en riesgo de sufrir una lesión de LCA?

No hay ningún vínculo definitivo entre la edad y el género de los niños en la prominencia de estas lesiones. Sin embargo, el aterrizaje, corte y las maniobras de giro han demostrado diferir en hombres y mujeres atletas. Por ejemplo, algunas jugadores de fútbol femenino pueden realizar acciones de juego con más de una posición de rodilla, reduciendo el movimiento articular de rodilla y cadera, o disminuyendo la fuerza tendón. Cualquiera de estás acciones podría ser la base de un mayor riesgo a sufrir una lesión del LCA.

Prevención de lesiones del LCA

Es difícil evaluar cómo los atletas pueden mejorar sus movimientos para prevenir las lesiones del LCA sin contacto. Hablar con un preparador físico, fisioterapeuta, o un especialista en medicina del deporte es un buen punto de partida.

Investigaciones recientes han permitido a terapeutas y médicos analizar e identificar las zonas musculares más débiles (como por ejemplo la zona de caderas, que conduce a posiciones de aterrizaje patizambo) e identificar formas para mejorar la fuerza con el fin de ayudar a prevenir lesiones fácilmente.

Otros factores de riesgo como la reducción del fortalecimiento de los tendones o una mayor amplitud de movimiento articular pueden ser evaluados por un fisioterapeuta o un entrenador para trabajar sobre el rendimiento o realizar trabajo de rehabilitación.

Los estudios actuales demuestran también que existe formación específica para trabajar temas como rutinas de salto y pivotar correctamente, que ayudan a los atletas a evitar lesiones del LCA.

Estos tipos de ejercicios y programas de formación son más beneficiosos si los atletas comienzan cuando son jóvenes. Integrar estos temas en los programas de formación es una estrategia óptima para prevención temprana, evitando a los atletas desarrollar ciertos hábitos que aumentan su riesgo de una lesión del LCA.

Te gustaría compartir este contenido?

Si te interesó este artículo, te recomendamos también leer:

Compartinos tus dudas o pensamientos. Dejá tu comentario:

Sobre Dr. Ignacio Dallo

Graduado de médico en la Universidad Nacional de Rosario, realizó su residencia en ortopedia y traumatologÍa, y se especializó con estudios de postgrado en Medicina y Ciencias del Deporte. El Dr. Ignacio Dallo realiza artroscopia de rodilla y hombro, ecografía músculo esquelética para diagnóstico y como guía para infiltraciones y se dedica a estudiar y a aplicar las terapias biológicas autologas (plasma rico en plaquetas y células madre de la médula ósea) para mejorar el potencial de cicatrización de los tejidos dañados (lesiones músculo tendinosas y del cartílago articular).