¿Qué tipos de lesiones son más comunes en el vóley?

Debido a que el voleibol involucra movimientos repetitivos de arriba, como el remate y el bloqueo, los jugadores son propensos a tener lesiones por uso excesivo del hombro. Además, los jugadores de voleibol son particularmente susceptibles a las lesiones en los dedos.

¿Cómo se tratan las lesiones de vóleibol?

La tendinitis del manguito rotador

Los músculos del manguito de los rotadores son importantes en la generación de la energía necesaria para mover el hombro en los diferentes gestos con los brazos elevados en este deporte. Aunque rara vez se presenten desgarros completos en jugadores jóvenes, estos músculos pueden irritarse o fatigarse con el uso excesivo. A menudo, el descanso y la terapia física puede ser suficiente para resolver el dolor. Si el dolor persiste, consulte con su médico traumatólogo.

Traumatismos de los Dedos

Los dedos son vulnerables a las lesiones durante las actividades de voleibol, como el bloqueo, toque de dedos o en el remate. Las lesiones en los dedos más comunes son fracturas, dislocaciones, tendinitis y desgarros de los ligamentos de los dedos. Si no puede doblar el dedo, consulte con su entrenador o traumatologo. El tratamiento puede variar significativamente dependiendo del grado de su lesión.

Los esguinces de tobillo

Las lesiones de tobillo son las lesiones más comunes en los jugadores de voleibol y responsable de la mayoría de bajas. Los esguinces de tobillo deben ser inmovilizados por el más corto tiempo posible para permitir la rehabilitación más rápida. Por lo general, las lesiones pueden ser tratadas sin cirugía, con refuerzos y rehabilitación . Ocasionalmente, sin embargo, los esguinces de tobillo pueden estar asociados con fracturas sutiles o lesiones del cartílago. Si el dolor continua después de varias semanas debería requerir una mayor evaluación, incluyendo rayos X y / o imágenes de resonancia magnética.

Volver a jugar por lo general se permite una vez que los jugadores no tienen dolor y son capaces de soportar su peso corporal sobre los dedos del pie.La cirugía se reserva para las personas con esguinces de tobillo recurrentes que no han respondido a las medidas conservadoras o con fracturas asociadas.

La tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana es la inflamación del tendón que conecta la rótula con la tibia. Es común en cualquier deportista sometido a actividades de salto contundentes y repetitivas, como en el remate y el bloqueo.

Los brace para el tendón rotuliano son útiles para la descarga de la tensión en el tendón rotuliano y son a menudo la primera línea de tratamiento. Sesiones de terapia física mas fortalecimiento con ejercicios excéntricos de cuadriceps y estiramiento también son útiles. Educación específica del aterrizaje o del salto. En algunos casos, la tendinitis patelar persiste a pesar de la rehabilitación y se requiere de cirugía.

Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

Al igual que los esguinces de tobillo, la mayoría de las lesiones del LCA en jugadores de voleibol ocurren cuando un jugador cae torpemente después de saltar. Por lo general, las rupturas del Ligamento Cruzado Anterior están asociados con un “chasquido” y la hinchazón inmediata de la rodilla. El examen por un médico y la Resonancia Magnética se utilizan a menudo para confirmar la lesión del LCA. El tiempo de recuperación luego de la cirugía es por lo general entre 8 y 12 meses. Hay técnicas de entrenamiento que pueden disminuir el riesgo de lesión del LCA en atletas que saltan, especialmente las mujeres. Es importante hablar con un entrenador atlético calificado o con un médico traumatólogo especializado en medicina del deporte antes de tomar estas actividades.

Dolor en la espalda baja

La zona lumbar es una fuente común de dolor crónico entre los jugadores de voleibol. La causa de la mayoría de los dolores de espalda baja está relacionada con el músculo o la tensión de los ligamentos. El dolor generalmente se resuelve con el descanso, terapia física y rehabilitaciónn.

Si el dolor lumbar se acompaña de dolor que se irradia hacia las piernas y entumecimiento o debilidad en el pie o el tobillo, la causa puede ser un disco herniado. En los casos de dolor que se irradia, una resonancia magnética puede ser útil en la evaluación de la presencia de una hernia de disco. En la mayoría de los casos, los jugadores de voleibol pueden volver a jugar una vez que el dolor, entumecimiento y debilidad resuelve.

Los jugadores de voleibol también pueden estar en mayor riesgo de una especie de fractura por estrés en la espalda baja llama espondilolisis. Si el dolor persiste más de un mes y empeora con la flexión hacia atrás, considere consultar a un médico.

¿Cómo se pueden prevenir las lesiones en el vóley?

Muchas de las lesiones del voleibol se pueden prevenir siguiendo las directrices de formación adecuadas y algunos consejos:

  • Utilizar técnicas de entrenamiento de fuerza adecuados para la espalda baja, hombros y piernas.
  • Utilice un soporte para el tobillo externo, como una tobillera o cinta adhesiva, para evitar que el tobillo se mueva mas de lo permitido, especialmente si usted ha tenido un esguince previo.
  • Minimizar la cantidad de entrenamiento de saltos sobre superficies duras.
  • Calentar los músculos con estiramientos y ejercicios aeróbicos ligeros.
  • Asegúrese de enfriar correctamente después de la práctica.
  • Si tiene dolor, visite a su médico traumatólogo y siga las instrucciones para el tratamiento.
  • El atleta debe volver a jugar sólo cuando el alta se concede por un profesional de la salud.

 

Te gustaría compartir este contenido?

Si te interesó este artículo, te recomendamos también leer:

Compartinos tus dudas o pensamientos. Dejá tu comentario:

Sobre Dr. Ignacio Dallo

Graduado de médico en la Universidad Nacional de Rosario, realizó su residencia en ortopedia y traumatologÍa, y se especializó con estudios de postgrado en Medicina y Ciencias del Deporte. El Dr. Ignacio Dallo realiza artroscopia de rodilla y hombro, ecografía músculo esquelética para diagnóstico y como guía para infiltraciones y se dedica a estudiar y a aplicar las terapias biológicas autologas (plasma rico en plaquetas y células madre de la médula ósea) para mejorar el potencial de cicatrización de los tejidos dañados (lesiones músculo tendinosas y del cartílago articular).