michaelphelpsAunque la natación no es un deporte de contacto o colisión asociado con lesiones traumáticas, tiene una alta tasa de lesiones, especialmente en los nadadores de alto nivel.
El hombro se somete a un tremendo estrés repetitivo y es con frecuencia el sitio de las lesiones por uso excesivo.
Las lesiones del hombro son especialmente comunes, con un estudio que muestra que el 73% de los nadadores de elite han tenido dolor de hombro en algún momento de sus carreras.

Estos nadadores a menudo nadan hasta 10.000 metros por día. Esa distancia se correlaciona con aproximadamente 30.000 rotaciones de hombro por semana.
Aquí describo algunas ideas para mantener a los nadadores de competición en la piscina , fuera del gimnasio y la consulta mèdica.

Lesiones de hombro

El hombro es la localización más frecuente de dolor en nadadores competitivos, probablemente debido al gran número de rotaciones del hombro que experimenta durante el curso del año. Los nadadores y entrenadores deben centrarse en los esfuerzos para prevenir este tipo de lesiones, si es posible, o tratarlos temprano cuando se desarrollen los síntomas. Adición de programas de estabilización del hombro dinámicos como el mantenimiento de rutina de hombro, similar a lo que hacen los lanzadores de béisbol , podría disminuir las lesiones de hombro reforzando el manguito rotador . Cuando se presenta dolor en el hombro, la modificación (distancia decreciente, centrándose en patadas, etc.) la formación del nadador y concentrarse en la mecánica adecuada son esenciales. Si es necesario, tomar unos días libres para descansar el hombro podría prevenir un problema persistente en el futuro.

Lesiones de cadera y rodilla

La patada de látigo (o retroceso de rana) durante la brazada pueden conducir a dolor de cadera y rodilla en estos nadadores. Los músculos aductores de la cadera tienen que contraerse con fuerza durante el acabado de la patada, así que el uso excesivo puede conducir a lesiones en estos músculos. La mecánica correcta de la patada de látigo, refuerzo de los aductores de la cadera, y ejercicios de calentamiento para los aductores deben ser enfatizados.

Del mismo modo, el dolor patelar o tendinitis rotuliana ocurren en todos los nadadores, relacionados con la vuelta empujando la pared, y las patadas de delfín y flutter. Un programa de cuádriceps y fortalecimiento de la cadera se recomienda durante todo el año para prevenir estas lesiones serìa conveniente.

Las lesiones fuera de la piscina
Si bien la práctica está asociada con la mayoría de las lesiones de natación, un estudio de nadadores universitarios mostró que el 38% de las lesiones se debió a actividades fuera de la piscina, incluyendo el entrenamiento de resistencia en gimnasio. Aunque estos entrenamientos se cree que ayudan a aumentar el rendimiento en la piscina y posiblemente disminuir las lesiones, los entrenamientos específicos deben ser bien evaluados y controlados por el profesor. Deben estar diseñados específicamente para cada nadador . Al igual que con todos los programas de fuerza y acondicionamiento, la supervisión debe estar siempre y las rutinas adecuadas de calentamiento y enfriamiento se deben realizar.

Aumento reciente en Lesiones

La incidencia de lesiones parece ir en aumento en los últimos años. Aunque es difícil apuntar a cualquier factor de riesgo para este aumento, el énfasis en la formación durante todo el año, al menos, parece ser un posible culpable. La naturaleza repetitiva de este entrenamiento coloca enormes tensiones en el hombro con pocas pausas para descansar. Muchos grupos han optado por hacer 1 a 3 meses de descanso de natación. Los atletas pueden entrenar o hacer deporte durante el descanso, pero deberían centrarse en actividades que no hacen hincapié en el hombro.

Te gustaría compartir este contenido?

Si te interesó este artículo, te recomendamos también leer:

Compartinos tus dudas o pensamientos. Dejá tu comentario:

Sobre Dr. Ignacio Dallo

Graduado de médico en la Universidad Nacional de Rosario, realizó su residencia en ortopedia y traumatologÍa, y se especializó con estudios de postgrado en Medicina y Ciencias del Deporte. El Dr. Ignacio Dallo realiza artroscopia de rodilla y hombro, ecografía músculo esquelética para diagnóstico y como guía para infiltraciones y se dedica a estudiar y a aplicar las terapias biológicas autologas (plasma rico en plaquetas y células madre de la médula ósea) para mejorar el potencial de cicatrización de los tejidos dañados (lesiones músculo tendinosas y del cartílago articular).