La característica principal que comparten los deportes de equipo como el rugby es el carácter intermitente del juego, en el cual predominan periodos de alta intensidad, seguidos de pausas o de actividades de menor intensidad. Por ser el rugby es un deporte de fuerza, habilidad y velocidad, las reservas de hidratos de carbono tienen un rol prioritario como fuente energética para su práctica.

La nutrición más óptima en el rugby

La adecuación a los requerimientos nutricionales optimiza el rendimiento durante los partidos asegurando suficiente energía para los músculos en movimiento y para la función cognitiva del deportista.

Para una correcta nutrición en el rugby es importante hacer foco en la cantidad, tipo y distribución de hidratos de carbono (a partir de frutas, cereales integrales, granos, entre otros).

Para una correcta nutrición en el rugby es importante hacer foco en la cantidad, tipo y distribución de hidratos de carbono (a partir de frutas, cereales integrales, granos, entre otros).

La pretemporada es un período en el cual los deportistas deberían procurar el mayor aumento de la masa muscular y su posterior mantenimiento durante la temporada. El aumento de las necesidades energéticas es el parámetro alimentario más importante para este proceso.

En un partido de rugby es poco probable que los deportistas agoten sus reservas de glucógeno muscular, aunque en los backs o tres-cuartos la pérdida es más significativa. Algunos datos sugieren que se produce daño muscular causado por el contacto durante el juego y por las contracciones isométricas (especialmente los delanteros o forwards).

Es importante hidratarse correctamente durante el encuentro: la disponibilidad de la bebida en el lugar de juego, la temperatura adecuada y el buen sabor estimulan el consumo y favorecen el arraigo del hábito.

Durante el período inmediatamente posterior al entrenamiento (de musculación y/o con el equipo) o un partido, es importante que los jugadores consuman alimentos o bebidas que contengan hidratos de carbono y proteínas.

Entrevista a la coordinadora de nutrición de la Unión Argentina de Rugby

Para continuar aprendiendo sobre la nutrición en el rugby charlamos con la Licenciada en Nutrición Romina Garavaglia, Coordinadora del área nutrición en la UAR (Unión Argentina de Rugby), además de ser la nutricionista a cargo de la primera división de Fútbol de Racing Club e Instructora en Antropometría ISAK 3. La Licenciada muy gentilmente se ofreció a responder algunas preguntas y contarnos sobre la planificación alimentaria en el plantel de los Pumas.

Les dejamos las preguntas con sus respectivas respuestas:

  • ¿Cómo debe ser la distribución de las ingestas?
  • Las ingestas están acomodadas de acuerdo a los horarios de entrenamiento; en líneas generales cada 3 – 4 horas siempre tienen una ingesta para poder llegar a los valores calóricos que están teniendo, los cuales suelen ir de 3500 a un poco más de 5000 kcal en algunos jugadores” respondió la Licenciada Garavaglia.

 

  • ¿Cuál es la combinación de los nutrientes en las ingestas más apropiada?
  • En cuanto a la combinación de nutrientes la coordinadora del área de nutrición en la UAR nos contó que hacen MUCHO foco en cantidad, tipo y distribución de hidratos de carbono (a partir de frutas, cereales integrales, granos, entre otros) para tener el combustible siempre lleno. El aporte proteico está presente también en cada comida principal buscando opciones bien magras y también fuentes de origen vegetal (como frutos secos). Y la fibra presente con verduras y frutas además de los productos integrales también son parte diaria de la ingesta de los jugadores, en mayor o menor medida según sus objetivos de composición corporal”.

 

  • ¿Cuáles son los alimentos adecuados para antes, durante y después del partido en el mundial?
  • En el día de partido se suele hacer la comida previa alrededor de 3 horas antes del comienzo del partido con una buena carga de hidratos y una pequeña porción de proteínas magras, dejando de lado las fibras. Insistimos en una adecuada hidratación. En vestuario siempre hay para reforzar con aguas, bebidas deportivas, geles, frutas, etc. que están disponibles también durante entre tiempo. Al finalizar además de lo anterior se suman batidos de recuperación y más hidratos con sandwiches magros, licuados etc. y apenas se es posible se realiza luego una comida complementaria para favorecer la recuperación del glucógeno y reparación proteica” manifestó la Licenciada.

 

  • ¿Cuáles son los problemas nutricionales más encontrados en el plantel de jugadores de rugby?
  • En algunos jugadores puntuales falta mejorar sus hidrataciones en días de partido, además no todos tienen el mismo nivel de educación alimentaria, es por eso que siguen aprendiendo día a día. Cuando toman real conciencia que la comida es su combustible todo es más fácil” declaró la profesional para culminar el cuestionario.

 

Agradecemos enormemente la generosidad y honestidad de los profesionales para responder al cuestionario:

  • Florencia Appendino – Licenciada en Nutrición (M.P. 1290), especialista en sobrepeso y obesidad (adultos y niños), capacitadora privada municipal del programa de Manipulación de Alimentos.
  • Maximiliano Costantini – Licenciado en Nutrición, técnico en antropometría ISAK 2, instructor en entrenamiento funcional, personal trainer, certificación en actividad física para el descenso de peso en sobrepeso y obesidad.

Te gustaría compartir este contenido?

Si te interesó este artículo, te recomendamos también leer:

Compartinos tus dudas o pensamientos. Dejá tu comentario:

Sobre Dr. Ignacio Dallo

Graduado de médico en la Universidad Nacional de Rosario, realizó su residencia en ortopedia y traumatologÍa, y se especializó con estudios de postgrado en Medicina y Ciencias del Deporte. El Dr. Ignacio Dallo realiza artroscopia de rodilla y hombro, ecografía músculo esquelética para diagnóstico y como guía para infiltraciones y se dedica a estudiar y a aplicar las terapias biológicas autologas (plasma rico en plaquetas y células madre de la médula ósea) para mejorar el potencial de cicatrización de los tejidos dañados (lesiones músculo tendinosas y del cartílago articular).