¿Qué son las plaquetas, el Plasma Rico en Plaquetas y los Factores de Crecimiento?

El Plasma Rico en Plaquetas y los Factores de Crecimiento constituyen un tratamiento biológico y autólogo que ayuda a tratar las lesiones de los tendones, músculos y cartílagos que no mejoran con los tratamientos médicos habituales.

Las plaquetas son fragmentos celulares que desempeñan un papel fundamental en la coagulación y son una fuente natural de factores de crecimiento. Entre sus funciones principales podemos destacar:

  • La adhesión a la pared o zona lesionada del endotelio vascular.
  • La extensión sobre la superficie endotelial expuesta y la formación de agregado plaquetario.
  • La desgranulación plaquetaria.
  • La aceleración de la coagulación plasmática.
  • La participación en los procesos plásticos de reparación tisular.

Plasma Rico en Plaquetas y Factores de crecimientoA nivel general, los factores de crecimiento (o GF, Growth Factor en inglés) son conjuntos de sustancias, la mayoría de naturaleza proteica que junto con las hormonas y los neurotransmisores desempeñan una importante función en la comunicación intercelular. La función principal de los factores de crecimiento es controlar minuciosamente el ciclo celular, mediante el abandono de la quiescencia celular y la entrada de la célula en fase G1. El aumento del tamaño celular es estimulado al incrementarse la síntesis proteica.
El Plasma Rico en Plaquetas, o PRP, es un concentrado de plaquetas obtenido de la sangre del propio paciente que, al ser inyectado en el sitio a tratar, libera factores de crecimiento que promueven la regeneración de los tejidos dañados, activando las células madre presentes en la zona. Una de las principales ventajas de este tratamiento es que por utilizar la sangre propia del paciente no existe posibilidad de rechazo al concentrado.

Las patologías como el tendón de Aquiles, Cuadricipital, rotuliano y el codo de tenista, tienden a la cronicidad por tratarse de zonas poco irrigadas y por lo tanto de difícil acceso para las células que intervienen en los procesos naturales de regeneración. La inyección directa en la zona, ha dado resultados positivos. Del mismo modo, existen numerosas publicaciones científicas corroboradas por nuestra experiencia, en donde los pacientes con artritis de rodilla, presentan rápidas mejorías pocos días después de la infiltración.

Aplicación y uso actual del Plasma Rico en Plaquetas

El uso de Plasma Rico en Plaquetas, comenzó a establecerse de forma reciente como complemento para el tratamiento de heridas crónicas, no cicatrizantes (pie diabético, heridas infectadas) o úlceras, logrando reducir hasta en un tercio el tiempo de cicatrización.

Esto demuestra que actúan del mismo modo que los procesos de cicatrización y regeneración naturales, sólo que reforzándolos con la intervención de laboratorio. La velocidad de proliferación y diferenciación de las células madre mesenquimales adultas responsables de la regeneración de un tejido, es directamente proporcional a la cantidad de plaquetas, y en consecuencia a la concentración de factores de crecimiento presentes.

La inyección directa de Plasma Rico en Plaquetas ha dado resultados positivos tanto en deportistas de elite como en el resto de la población.

La inyección directa de Plasma Rico en Plaquetas ha dado resultados positivos tanto en deportistas de elite como en el resto de la población.

En traumatología, medicina del deporte y cirugía artroscópica se utilizan para acelerar la curación y regeneración de distintas lesiones musculares, cartilaginosas, tendinosas u óseas. Las patologías como el tendón de Aquiles y el codo de tenista tienden a la cronicidad por tratarse de zonas poco irrigadas y por lo tanto de difícil acceso para las células que intervienen en los procesos naturales de regeneración.

La inyección directa de PRP en la zona, ha dado resultados positivos tanto en deportistas de elite como en el resto de la población. Del mismo modo, existen numerosos casos corroborados mediante testimonios de pacientes y experiencia profesional, en donde los pacientes con artrosis de rodilla, tendinitis del manguito rotador, Epicondilitis o codo de tenista, Discopatía Lumbar Sintomática y Refractaria, entre otros, presentan rápidas mejorías luego de la infiltración.

El uso del Plasma Rico en Plaquetas en Ortopedia y Traumatología suele destinarse a la reparación de lesiones del tendón de Aquiles, tratamiento de la pseudoartrosis, relleno de cavidades óseas junto a injerto de hueso, cirugía de columna, reparación de lesión de ligamentos, lesiones de meniscos y del cartílago articular, reparación de lesión del manguito rotador, forage de cadera en NOA de cabeza de fémur, entre otros traumatismos.

¿Cuáles son los requisitos pre-quirurgicos para realizar un tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas?

1. En primer lugar, el paciente debe realizarse una evaluación pre-quirúrgica por medio de un Médico, definiendo:

  • Diagnóstico
  • Estado general del paciente (patologías asociadas)
  • Medicación: AAS. ACO. Etc.
  • Interconsultas con Hematólogo si se considera necesario.
  • Consentimiento informado.

2. Y como segunda instancia, deben realizarse los siguientes estudios y concretados en laboratorio:

Su uso no genera dolor ni efectos secundarios. Al finalizar la terapia en general no se necesita guardar reposo y el paciente puede continuar haciendo una vida normal, con resultados que comienzan a verse a partir de la 3er semana.

 

Te gustaría compartir este contenido?

Si te interesó este artículo, te recomendamos también leer:

Compartinos tus dudas o pensamientos. Dejá tu comentario:

Sobre Dr. Ignacio Dallo

Graduado de médico en la Universidad Nacional de Rosario, realizó su residencia en ortopedia y traumatologÍa, y se especializó con estudios de postgrado en Medicina y Ciencias del Deporte. El Dr. Ignacio Dallo realiza artroscopia de rodilla y hombro, ecografía músculo esquelética para diagnóstico y como guía para infiltraciones y se dedica a estudiar y a aplicar las terapias biológicas autologas (plasma rico en plaquetas y células madre de la médula ósea) para mejorar el potencial de cicatrización de los tejidos dañados (lesiones músculo tendinosas y del cartílago articular).